Autoestima

Inés Bárcenas Taland

¿Qué es la autoestima?

No podemos hablar de autoestima sin hablar antes del autoconcepto. Es la imagen mental que tenemos de nosotros tanto a nivel físico como psicológico y que se desarrolla en nuestra infancia y va sumando capas a lo largo de nuestra vida.

La autoestima surge de la percepción emocional de ese autoconcepto: si me gusta cómo soy experimento emociones agradables al reconocerme (orgullo, satisfacción…) y si desprecio algo de mi sentiré emociones desagradables ( vergüenza, remordimiento, tristeza…) al observarme mental o psicológicamente.

La autoestima es una valoración emocional que hacemos según un conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que hemos ido desarrollando hacia nosotros mismos basándonos en nuestra experiencia vital. Es por lo tanto un patrón aprendido.

Ver el siguiente vídeo: 

Tené potensia, se feli, quererte a tú mismo, a quererte a ti mucho, porque quiere también al que tiene a tu lao y todo sale de verda de deporte

¿Por qué tener autoestima no consiste solo en tené potensia, se feli, quererte a tú mismo, a quererte a ti mucho?

Primero de todo: ¿a cuál de mis yoes mismos? Dentro de nuestra cabeza viven muchas personitas. Entonces, ¿a quién decido querer? ¿A mi padre crítico internalizado, a mi madre ansiosa, a mi ex novio abandónico, a mi yo drama queen?

Segundo: es muy difícil aprender a querernos si no nos enseña alguien antes. No nacemos sabiéndonos queridos, ese mensaje nos lo enseñan nuestros padres y demás figuras de apego a lo largo de la vida. 

Esta idea del auto-amor, el autocuidado, el hombre hecho a sí mismo y el rollito selfie es una expresión más del individualismo de nuestra sociedad. Somos seres interdependientes y necesitamos de la mirada del otro para aprender a valorarnos.

Tercero: la autoestima es un patrón aprendido sobre qué es adorable, admirable o detestable en nuestro sistema social o familiar. Para aprender a quererse a uno mismo muchas veces hay que desmontar lo que social o familiarmente hemos aprendido, que es inaceptable, malo o vergonzoso en nosotros.

Cómo trabajar nuestra autoestima: la buena autoestima es la base de nuestra salud psicológica, es central a la hora de relacionarnos y es un uno de los rasgos que más se mejora al ir a terapia.

 

Pilares de la autoestima

– Autoconciencia: conócete y sé honesto contigo mismo.
– Aceptación de todas las personitas que viven en mi cabeza: acepta lo que sientes, piensas, haces; busca comprenderte, ser más compasivo contigo mismo, no machacarte por tus errores.
– Responsabilidad: responsabílizate de mejorar tu relación contigo mismo y de tus errores o aquello que quieres cambiar en ti.
– Propósito: cultivar un horizonte vital y un sentido.
– Integridad: cuidar la coherencia entre lo que queremos de nosotros mismos y lo que realmente hacemos. Coherencia entre nuestros valores y nuestros actos