Narcisismo

Inés Bárcenas Taland
Vídeo: Velaske yo soi guapa  – ver minuto 0:00 al 0:34

El narcisismo es un tipo de trastorno de la personalidad. Las personas narcisistas se caracterizan por:

• Incapaces de empatizar o expresar sentimientos difíciles.
• Necesidad de poder y control: niegan su vulnerabilidad.
• Sentimientos de grandiosidad: se sienten especiales.
• Necesitan de ser admiradas y el centro de atención.
• Mienten o exageran sus logros.
• Sienten envidia: necesitan estar por encima de los demás.
• Seductoras, manipuladoras y tienden a la explotación interpersonal.
• Tendencia a ser agresivas y mostrar conductas antisociales.

 

Narcisismo sano y narcisismo patológico
Una autoestima saludable y una adecuada autoimagen son fundamentales para un desarrollo apropiado de la personalidad. Las personas, sobre todo en nuestra infancia y adolescencia, tendemos al egocentrismo, pero a medida que crecemos debemos ser capaces de mirar más allá de nuestro ombligo.

 

El papel de la imagen: el yo y el ego
En los narcisistas, la imagen del yo, el ego, está teñida de grandiosidad. Existe una discrepancia entre el ego (la imagen mental de uno mismo) y el yo (la parte más orgánica y emocional de uno mismo).

Las personas narcisistas exaltan su imagen (su ego), no su yo real. Sus comportamientos van dirigidos a potenciar y preservar su imagen. Hay un desplazamiento de la identidad desde el yo real hacia la imagen.

Imagen meme Narciso: mito de Narciso, castigado por los dioses para enamorarse de su propia imagen por ser incapaz de amar a la ninfa Eco. Eco podría ser el yo, la voz que ama, que habla de sentimientos. Al rechazar a Eco, Narciso rechaza su propio yo. Según esta explicación, Narciso renegó de su ser interior en favor de su apariencia externa, maniobra típica de los narcisistas.

 

¿Qué hay detrás de la personalidad narcisista?
La película ‘Joker’ nos ayuda a comprender cómo los daños del entorno social y traumas infantiles influyen en la génesis de un trastorno mental, así lo explica el siguiente artículo.

“Cuando una persona, como el Jocker, experimenta un gran vacío de ser, muchas veces por una profunda carencia de amor en la infancia o por situaciones traumáticas, el mecanismo de supervivencia puede ser la construcción de un “personaje” ficticio en la mente de uno, que parece hacerse visible para otros. Ese es el mecanismo del narcisismo”

El Narcisismo no es amor propio. Es un estado de desconexión que nace de la deprivación interna de amor incondicional. La persona recibe una valoración parental excesiva sobre algunas de sus características (ser muy guapo, ser gracioso, ser fuerte) y al mismo tiempo es maltratada, abandonada o reprendida al mostrar su vulnerabilidad.

 

Epidemia del Siglo XIX: La cultura del selfie

Hoy día vivimos en la cultura del individualismo, en el que se exalta la imagen y se niegan las emociones difíciles o vulnerables. Tal como lo explica Pat McDonald, en su artículo ‘Narcisismo en el mundo moderno’ (2014) , donde sugiere que las cualidades narcisistas – un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía – están en alza. 

“Basta con observar el consumismo rampante, la auto-promoción en las redes sociales, la búsqueda de fama a cualquier precio y el uso de la cirugía para frenar el envejecimiento”, señala.

Ejemplos de la vida cotidiana: ver continuamente tus stories, subir siempre selfies, tener una foto tuya de fondo de pantalla, no hablar de tus problemas con tus amigos o seres queridos, que te cuenten un problema y acabar siempre hablando de algo similar que te sucedió a ti…

 

¿Cómo reconocer un narcisista?

• Super preocupad@ por mostrar su mejor versión, encantador@, siempre arreglad@.
• Te hace ver que los demás le envidian.
• Habla fatal de sus exparejas.
• Habla siempre de sí mism@ y cambia de tema cuando hablas de tus emociones.
• Te valora por tus logros o tu aspecto.
• Prepotente, siempre lleva la razón.
• Siempre tiene que quedar por encima en cada una de vuestras discusiones, nunca da su brazo a torcer. No pide perdón

¿Eres narcisista? 
Un artículo publicado en 2012 sugiere que este tipo de personas no tienen ningún reparo a la hora de reconocerse como seres engreídos o arrogantes, ya que no lo ven como un rasgo negativo de la personalidad…

Quizás también te interese leer sobre trastornos psicológicos