Evaluación Neuropsicológica

Sandra Millán Martínez | Neuropsicóloga Infantil

¿Qué es la Neuropsicología Clínica?

Es posible que hayas oído hablar o que te hayan recomendado alguna prueba de Neuropsicología clínica. Pero, ¿sabes lo que es?

Se trata una disciplina científica cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX. Estudia la relación entre conducta y cerebro y establece lazos entre la neurología y la psicología, examinando las consecuencias de una lesión cerebral en el comportamiento, en los procesos de pensamiento y en las emociones.

Los neuropsicólogos son los especialistas que realizan estas evaluaciones. Se encargan además del tratamiento, seguimiento y el apoyo tanto en niños como adultos con dificultades de aprendizaje, coordinándose con familiares y centros educativos siempre que sea necesario.

 

¿En qué consiste una evaluación neuropsicológica?

Se trata de una prueba que se estudia el rendimiento cognitivo del paciente. Valora todos los procesos implicados (lenguaje, aprendizaje, memoria, funciones ejecutivas, etc.), utilizando una serie de pruebas psicométricas que comparan las puntuaciones obtenidas con los resultados esperables para personas en su mismo rango de edad. Una vez realizada la valoración, y tras haber identificado las áreas problemáticas, podemos planificar un proceso de rehabilitación cognitiva orientado a aprovechar los puntos fuertes del paciente y fortalecer aquellas áreas más vulnerables.

La evaluación neuropsicológica juega un papel fundamental en el diagnóstico diferencial (es decir, a la hora ide encontrar la causa de un problema que podría ser debido a diferentes problemas). En ocasiones identificamos un problema conductual que podría ser compatible con diferentes diagnósticos. 

Por ejemplo, podemos encontrarnos con un niño disperso e inquieto movido, lo que nos llevará a sospechar un posible diagnóstico de TDAH. Tras analizar su historia personal, realizar una entrevista familiar, y llevar a cabo una evaluación neuropsicológica completa, podríamos concluir que no se trata realmente de un TDAH sino que el niño se enfrenta a una compleja situación emocional que no es capaz de gestionar. 

En consecuencia, trataríamos de evitar la intervención farmacológica y ofreceríamos un apoyo psicológico destinado a favorecer el desarrollo de estrategias para poder afrontar este proceso.

¿Qué problemas se evalúan en una valoración neuropsicología?

Cada niño tiene sus características y su propio ritmo de aprendizaje. En ocasiones, desde el colegio se observan algunas dificultades en el proceso de aprendizaje y pueden recomendar la realización un estudio. En estos casos, las evaluaciones más habituales están encaminadas a identificar:

  • Problemas de aprendizaje (Dislexia, Discalculia)
  • Trastorno especifico del lenguaje (TEL)
  • Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH)
  • Capacidad cognitiva global (Discapacidad Intelectual o Altas Capacidades)

En el caso de pacientes adultos, la evaluación neuropsicológica irá encaminada a identificar alteraciones cognitivas que puedan interferir con el normal funcionamiento, ya sea en el trabajo o en la vida cotidiana. Las pruebas más habituales buscarán identificar:

  • Trastorno por Déficit de Atención en el Adulto
  • Capacidad cognitiva global (Cociente Intelectual)
  • Afectación cognitiva por lesión cerebral (traumatismos, tumores, etc.)
  • Deterioro cognitivo (Demencia, Enfermedad de Alzheimer, Demencia Vascular, etc.)

 

¿Cómo se realiza una evaluación neuropsicológica?

La evaluación neuropsicológica completa se realiza en tres días aproximadamente, con una duración de dos horas cada día. Se recomienda que se realice durante la mañana y que el paciente haya descansado bien. En caso de tomar medicación se recomienda comunicarlo al evaluador, puesto que los efectos secundarios pueden interferir en los resultados.

El primer paso consistirá en una entrevista con los familiares y/o el paciente. Tras esta primera entrevista, comenzamos con la aplicación de las pruebas en las que se valoraremos diferentes capacidades, como el lenguaje, la capacidad de aprendizaje, la memoria, el razonamiento, las habilidades viso-espaciales, la atención, las funciones ejecutivas, el cálculo, la situación emocional, etc.

Una vez realizadas todas las pruebas, el neuropsicólogo analizará los resultados y los interpretará para llegar a una conclusión. Al finalizar el proceso se entregará un informe que recoja toda la información obtenida, así como las conclusiones diagnósticas y las recomendaciones de tratamiento personalizadas.

Quizás también te interese leer sobre  Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad