Ansiedad y Redes Sociales

Inés Bárcenas Taland, Psicóloga
A woman checking social media on her phone, in a light airy space.

Hoy vamos a hablar de la ansiedad que sentiste hace un tiempo, cuando nos quedamos temporalmente sin whatsapp, Instagram y Facebook.

Sí, como sabemos, hace unos meses  vivimos la mayor caída de la historia de Facebook, Instagram y Whatsapp, que afectó a 3.500 millones de personas (China, el país más poblado del mundo tiene una población de 1.400 millones).

¿Qué nos pasó, cómo lo vivimos?

Sensación de que nos habíamos quedado sin algo mega importante: como cuando hay un apagón de luz.

Síntomas de adicción a las redes sociales: mirar el móvil compulsivamente, escuchar notificaciones fantasmas o encontrarte dentro de una de estas apps sin pensarlo.

No podemos parar de comunicar: todo el mundo se fue a Twitter o Telegram y mandar sms, poniendo TKM y CNT, a modo remember del instituto.

Ansiedad: La nomofobia (non-mobile-phone-phobia) es la ansiedad de carácter irracional que se origina cuando no podemos usar el móvil durante un periodo de tiempo.

FOMO: ‘miedo a perderse algo’ (del inglés Fear Of Missing-Out), es un tipo de ansiedad social que se caracteriza por un temor a no enterarse de informaciones o eventos que le parecen transcendentales. Afecta a personas con un bajo sentido de satisfacción en sus vidas, con problemas de autoestima o con perfil dependiente.

Pero la continua exposición a la vida de otros puede generar este tipo de ansiedad en personas sanas: siempre hay un plan mejor que nos estamos perdiendo.

La cruda realidad es:

  • No tienes tantos amigos: ‘Cuando por fin regresa Facebook, Instagram y Whatsapp y reviso mis notificaciones: está vacío, ves?
  • Algunos nos sentimos aliviados: fatiga cognitiva de las redes sociales
  • Hemos sustituido relaciones por conexiones: hablamos diariamente de millones de cosas irrelevantes
  • Exceso de información y estímulos: problemas de atención. 

PELIGROS DE LAS REDES SOCIALES PARA LA SALUD MENTAL:

Como se explica en el documental ‘El dilema de las redes sociales’ de Netflix,  tenemos la mente «automatizada, con unos patrones que nos hacen abrir las redes sociales cada cierto tiempo». Somos el producto, no los consumidores, y están diseñadas para vendernos productos y que pasemos el mayor tiempo posible en ellas.

Pero además, lo explican los siguientes estudios y artículos informativos:

Problemas de autoestima, dismorfofobia, trastornos alimenticios, inducción al suicidio Titular Wall Street Journal – ‘Facebook knows Instagram is toxic for teen girls” 

El Wall Street Journal publicó informes que Facebook había omitido y que revelan que el «32% de las chicas dijeron que cuando se sentían mal con su cuerpo, Instagram les hacía sentir peor». En estos informes también se encuentran indicios de que el uso de Instagram puede impulsar los deseos suicidas de las adolescentes.  

Por otro lado, en el Titular Las Provincias: Yonquis tecnológicos desde la infancia, se advierte: “Los gurús digitales de Silicon Valley rechazan las pantallas hasta como mínimo secundaria para educar a sus hijos. Ni tabletas, ni móviles, ni ordenadores. Conocedores de que hay redes sociales diseñadas para perder el control, los que piensan, producen y venden la tecnología que transforma el siglo XXI apuestan por lo tradicional”.

 

¿Qué hacer? 

No se puede estar en misa y repicando: el mejor antídoto contra el FOMO en el refranero español.

  • Reduce el tiempo de uso: Apps que te ayudan a restringir el tiempo en redes sociales: freedom, offline, detox.
  • No contestes de inmediato a mensajes no urgentes.
  • Ten momentos del día (fijos) sin pantallas: estando con amigos, haciendo deporte, al despertar, comidas, cenas, ir al baño, a la compra, al ir a la cama.
  • Prioriza el contacto humano: prueba a llamar a un amigo, a observar a las personas que van a tu alrededor en el metro o por la calle, o algo verdaderamente revolucionario.
  • Conecta contigo mismo: ¿cómo te sientes?, ¿qué esperas de tu día?, ¿qué ha sido relevante de tu día?

 

Quizás también te interese leer sobre Terapia para la ansiedad