Elección de pareja

Inés Bárcenas Taland
Portrait of young couple being in a conflict in the park.

¿Por qué fallas más que una escopeta de feria eligiendo pareja?

Hoy vamos a hablar de por qué hay gente que parece predestinada a que todas sus parejas les salgan rana. Si tienes la sensación de que tus relaciones de pareja acaban siempre en drama, entonces puede haber un problema psicológico más profundo.

 

Elección de pareja inconsciente 

La elección de pareja no es algo casual ni fortuito, hay elementos inconscientes que nos predisponen a elegir a una pareja y no a otra. A esto lo llamamos la elección de pareja inconsciente: 

‘En nuestra cabeza viven muchas personitas’ y hay veces que no es tu yo adulto y maduro el que va al volante a la hora de elegir pareja, sino que son tus heridas infantiles las que lo hacen por ti.

 

Razones por las que podemos estar eligiendo a la persona equivocada:

1.- ESTAR CON ALGUIEN POR NECESIDAD (el mejor caldo de cultivo para una relación dependiente):

  • El mito de la media naranja: estar con alguien para completar aquello que nos falta.
  • Miedo a que ‘se nos pase el arroz’, aceptar cualquier relación, por mala que sea, con tal de sentir que uno no se queda atrás.
  • Baja autoestima: creencias sobre nosotros mismos que son totalmente erróneas y autodestructivas. Estas creencias suelen ser de este tipo: “Me quedo con esta persona porque voy a encontrar a nadie más”, “No tengo nada bueno que ofrecer, y nadie se va a fijar en mí”

2.- NO BUSCAMOS LO BUENO SINO LO FAMILIAR (éste es el hit psicoanalítico a la hora de buscar pareja):

Nuestra historia personal y emocional predispone de quien nos enamoramos: el ser humano es un animal de costumbres. La manera en la que se desarrollaron nuestras relaciones en una edad temprana nos sirve de guía para satisfacer nuestras necesidades afectivas en la vida adulta.

Teoría del Apego

Esta tendencia es explicada en la teoría del apego, desarrollada por el psicoanalista inglés John Bowlby en la década de 1950, en la que afirma que los seres humanos seguimos en la edad adulta los patrones de relación que aprendimos en la infancia.

Traumas relacionales de la Infancia

Hasta aquí, este fenómeno no debería acarrear problemas, si partimos de que nuestras relaciones con nuestros familiares fueron positivas, satisfactorias y sanas. 

No obstante, en muchas ocasiones el amor de la niñez también está permeado por peleas entre nuestros padres, sensaciones de no ser suficientemente buenos, amor por un progenitor ausente o intrusivo, o miedo a mostrar nuestras emociones frente a las personas que nos quieren.

EL INCONSCIENTE QUIERE CAMBIAR LA HISTORIA: 

Emparejarnos repetidamente con personas que nos hacen revivir las carencias que vivimos en nuestra infancia o adolescencia es un fenómeno frecuente, y se explica porque inconscientemente tratamos de solucionar esas carencias afectivas del pasado en nuestras nuevas relaciones

Tendemos a tropezar con la misma piedra para cambiar el curso de nuestra historia, en inglés incluso han creado un concepto para esta dinámica, lo llaman ‘mastering the trauma’.

¿Cómo aprender a elegir conscientemente a una pareja?  

Nadie nos enseña a escoger bien a nuestra pareja y es algo que contribuye a que acabemos como el rosario de la aurora en nuestras relaciones.

  • Detectar el patrón relacional que seguimos a la hora de emparejarnos: busco a personas que no están disponibles, busco a personas a las que cuidar o curar, busco a personas autoritarias que me coartan la libertad, etc.
  • Reflexiona sobre tus relaciones en la infancia para ver dónde puede estar el trauma que tratas de solucionar.
  • Ampliar horizontes relacionales: descubrir que hay personas interesantes que salen de “los patrones en que te sueles fijar” y que te pueden aportar muchas cosas. Ampliar el tipo de persona en la que te sueles fijar, tanto a nivel físico como a nivel personal.
  • Despacito: no te embales a la hora de conocer a la persona te ayudará a no idealizarla de golpe y a no proyectar en ella todos tus anhelos inconscientes.